miércoles, febrero 28, 2007

El Cuento del Lobo y su metro cuadrado


Una de las cosas que me ha llamado la atención respecto al Transantiago, es que, de todos los protagonistas en la puesta en marcha de este nuevo sistema de transporte, el que si sabía qué era lo que iba a pasar, era el Metro de Santiago. Y debe ser así, pues desde hace bastante tiempo que comenzó a publicitar mensajes en sus estaciones en vista de las aglomeraciones que iban a ocurrir. Es así, por ejemplo, que señalizaron en el piso de los andenes indicaciones para la circulación de las personas, es decir, cosas como: "Mantenga su derecha al transitar". Y el más interesante de todos los mensajes, es aquel que dice: "Comparte tu metro cuadrado". Personalmente me parece curioso, porque desde antes y en ciertos horarios, es imposible siquiera tener un metro cuadrado de espacio, entonces, ¿Qué más quieren?. Desde que habilitaron la línea 4, la línea 1 comenzó a saturarse. La estación Tobalaba es como en la imagen, parecemos ovejas. Hoy en día, con lo del Transantiago, ya no sólo es la estación Tobalaba. Ahora se suman Los Leones, Pedro de Valdivia. No quiero imaginar cómo es Los Héroes, Baquedano o Pajaritos.

Leía un artículo de Hernán Büchi, quien mencionaba la interesante situación económica que ahora se daba. Y a mi modo de ver, es una ganancia de dinero importante que obtiene el Metro y sin que usen los servicios, y tiene que ver con la Tarjeta BIP. Ahora, uno compra la Tarjeta BIP (regalaron unidades anterioremente, pero yo creo que con los $1.100 que vale, van a recuperar esa entrega gratis del principio). Y luego, uno tiene que cargar la tarjeta, antes de usar el servicio. Es decir, perfectamente hoy podría cargar mi BIP con $700, pero si salgo tarde de mi trabajo y no encuentro micro en la noche (que está sucediendo), jodimos no más, pagué por algo que no me dio el servicio. ¿Puedo demostrar que no pasaron micros?. ¿Puedo demostrar qué hora era cuando estaba esperando micro?. ¿Si llamo por teléfono, me van a ir a buscar y llevarme a la casa?.

Debido a todo este desajuste de demanda y oferta (al final, tal vez, lo que hicieron fue provocar una demanda a propósito, reduciendo la oferta, ¡Qué negocio!), las personas han tenido que cambiar su sistema de vida. Ahora, algunos (¿muchos?) se tendrán que levantar más temprano y llegarán a sus casas más tarde (ojalá que, ahora que se levantarán a oscuras y tendrán que caminar más, la delincuencia no aumente). No rendirán de igual forma en el trabajo, tendrán menos ganas de estar con sus hijos al llegar a casa, en fin, tantas variables que se pasaron por la raja. ¿Acaso hay otra solución?. Algunos se cuestionan el reclamar de las personas, aludiendo a que es muy fácil reclamar sin hacer nada o dárselas de "gerente" diciendo cómo hacer las cosas. Pero ojo, hay que distinguir ciertas cosas. Cuando uno monta un negocio, en donde todos queremos ganar, claro que se presta para que, si las cosas salen mal, todos creamos tener la solución y criticamos, al final, también perdemos ese negocio. Pero otra muy distinta es tratar con las personas. Se pudo haber hecho algo mejor, claro que si, pero requería más tiempo y plata. Más estudios, más espacio, tal vez 20 años. Pero, la vida es corta, y el dinero al parecer no se puede gastar en la muerte, así que más vale hacer dinero ahora ya, para tener tiempo de disfrutarlo. Total, las ovejas ya están acostumbradas a su corral, gritarán un poco, pero nunca se atreverán a romper el corral. Cuidado LOBO, mira que el cuento puede llegar a tener otro final.

2 comentarios:

Matilde "La Maga" Avellaneda dijo...

Mmmm hay puntos en lo que concuerdo con usted Señor Villalobos, pero creo que Santiago se merece un mejor trasporte público y como todo cambio, necesita un tiempo de ajuste... ya hay más buses, hay más recorridos, y menos espera.
Nadie habla de esa gente que tomaba dos micros, y ahora sólo paga un pasaje, o de lo poco contaminado que está (bueno, esperemos el invierno), haz visto lo ordenado que se ve el centro de Santiago?
Creo que hay que esperar, esto va a funcionar...a pesar de que lamentablemente siempre los empresarios salgan ganando y sea el pueblo el que asuma las consecuencias... Menos micros, pero más llenas!!! los mismos pasajes y menos choferes y petróleo!!!
Por eso hay que trabajar desde el don que Dios nos dió, para construir un mundo más justo, aunque sea sólo en nuestra burbuja... y dejar de regalar los votos, aveces, por ignorancia.
Pido perdón por mi optimismo, pero es lo que queda... a un día de subirme al metro, pues desde que comenzó el transantiago que no uso locomoción pública.

Anónimo dijo...

YA y????
Aparte de reclamar lo que por semanas hemos visto en noticiarios, prensa, radio y cuanto medio exista, que propones, que visualizas, o es otro verrinche en medio de la nada,otro grito de un desesperado tratando de descubrir américa en el mapa? sorpresa esta avalancha de mnierda no se retirará es mas ira in crechendo, el transantiago llego para quedarse, no nos gusta pero EL DINERO PUEDE MAS, pues si no lo crees así explicame que hace Navarrete como operador de un troncal? así que deja de lloriquear ponte de pie y protesta o callate y subete a la micro o al metro como una oveja atu corral camino al matadero.