jueves, noviembre 02, 2006

La Teoría del Vaso

En ciertas oportunidades, cuando veo el canal Infinito en el cable, o cuando alguien comenta historias turbias sobre desdoblarse o incluso mitos sobre personas que pueden estar en dos partes a la vez, comienzo a pensar que no sólo somos carne y hueso. Y si bien, algunas personas le dan una connotación espiritual o religiosa, yo me voy en lo práctico llevando el tema a la dimensionalidad del ser humano.

Desde el colegio nos enseñan lo que es el punto y la línea, abstracciones de un mundo en primera dimensión que sólo imaginamos o representamos. Luego viene la línea con ancho, los círculos y cuadrados, los polígonos en general, otras abstracciones de un mundo en dos dimensiones que aunque las dibujemos tienen el alto microscópico de la tinta del lápiz. Finalmente, llegamos a los cuerpos con volumen, lo que vemos y palpamos, en lo que creemos confiados de nuestra percepción. Si embargo, algunos van más allá, la siguiente fase parece ser el tiempo, cuerpos de tres dimensiones en movimiento temporal, con pasado, presente y futuro.

¿Qué nos permite desdoblarnos?. ¿Por qué existe la reencarnación según algunos?. ¿Quién es Dios?. ¿Podremos viajar en el tiempo?. Analicen el siguiente ejemplo: "La teoría del Vaso".

Imaginemos por un momento que una mesa representa a un plano, la segunda dimensión, largo y ancho. Los que viven allí son líneas, cuadrados y círculos. Tomemos ahora un vaso (este experimento es perfectamente realizable en un pub o reunión con amigos), para nosotros, el vaso tiene una forma cilíndrica, pero si lo ponemos boca abajo sobre la mesa, podría ocurrir una intersección con el plano. ¿Qué verían los habitantes de la mesa?. Un círculo, la boca del vaso. Pero nosotros sabemos que el vaso no es un círculo, es algo más. Si levantamos el vaso, el círculo desaparece, los habitantes 2D dejan de ver el círculo, pero el vaso no se ha ido. Ahora, si damos vuelta el vaso, podría ser un círculo más pequeño, pero es el mismo vaso. Es la interacción de un objeto 3D con un espacio 2D. ¿Qué es el ser humano entonces que puede dejar su posición en un lugar, para visitar otros lugares en un trance?. Tomemos el vaso, pongámoslo boca abajo y ahora, supongamos que podemos doblar el vaso posicionando el otro extremo en otro lugar de la mesa. He ahí que este cuerpo de 3D puede estar en dos lugares de la 2D al mismo tiempo. ¿Quién es Dios?, que creemos o no en él, pero que no lo vemos?. ¿Morimos al "morir"?. Tal vez, al igual que el vaso, sólo desaparecemos de la 3D, pero seguimos estando ahí.

Si la cuarta dimensión es la 3D más el tiempo, y la reencarnación es "morir" y "nacer" en otro tiempo, ¿cómo es posible que podamos movernos de esa manera?. Tal vez somos de una quinta dimensión. ¿Por qué los profetas del tiempo entran en trance para tener sueños y predecir acontecimientos?. Tal vez, porque dejan su lado 3D, suben a una dimensión 5D, eligen un punto en el espacio 4D y observan.

Einstein murió tratando de descifrar el plan de Dios, desaprobando la teoría cuántica, pues los defensores indican que no es posible observar y determinar el comportamiento de ciertos elementos, partículas o energías sin que la misma observación interfiera en su movimiento. Pero, ¿y si el problema está en que miramos desde la misma 3D?. Tal vez, si fuésemos observadores de 4D podríamos ver la partícula sin alterar su comportamiento 3D.

Cosas... reflexiones, explicaciones de una mente no científica, pero tal vez, creativa. ¿Qué pasaría si me pusiera a estudiar lo que Einstein no quiso?. Tal vez ya lo sé, tal vez mi objetivo no es demostrarlo, me preocupa la gente. Las personas. Su deambular en la vida. Tal vez esté enloqueciendo en mi propia equivocación.

¿Alguien concuerda en alguna idea conmigo?

2 comentarios:

Daniel Duran dijo...

Si te pones a estudiar lo que Einstein no quiso, corres el riesgo de demostrar la ecuación de la inverosimilitud que controla a "arturito" ;).

El problema nuestro, al igual que los habitantes hipoteticos de la mesa 2D, es que ambos podríamos teorizar acerca de la dimension superior, pero no somos 'habitantes' (al menos concientes) de ella, luego, nos es imposible 'ver' la realidad superior.

¿Hay alguna forma de superar esa traba? Si la averiguas de alguna forma que no sean las drogas o el suicidio, publícalo en tu blog!!!

Carla dijo...

me encanta ese tema....has leido Lobsang Rampa?...és un monje tibetano...pero no te contaré las historias magníficas que cuenta...mejor, léelo...

cariños..
^^